Noticias del día

   
Share
Se ha ganado la confianza del manager Robin Ventura

Héctor Giménez se faja para brillar en Chicago

FEDERICK ORTEGA / Prensa Tigres de Aragua

La paciencia y constancia son dos de las virtudes más importantes del ser humano para alcanzar los objetivos, a pesar de las dificultades y contratiempos que se atraviesan en el camino. 

El sueño de todo joven que se inicia en el beisbol es llegar y establecerse en grandes ligas y en el caso de Héctor Giménez, la historia no fue diferente. 

Desde su primera temporada en ligas menores, en el 2002 cuando pertenecía a Astros de Houston, el horizonte del nativo de Chivacoa era dejar una huella en la gran carpa, convertirse en un criollo más en participar en dicho circuito y, el 25 de agosto de 2006 pasó a ser el venezolano 199 en lograrlo. 

Luego de once campañas desde su debut, finalmente tuvo la gran oportunidad de establecerse en grandes ligas, aunque en un segundo plano al ser el suplente de Tyler Flowers con Medias Blancas de Chicago, pero lo más importante para él,  es que se ha mantenido libre de lesiones. 

“Gracias a dios me siento bastante bien. Sigo trabajando y estoy muy contento de estar aquí. Creo que he trabajado bastante fuerte para estar donde estoy”, apuntó Giménez vía telefónica desde Chicago. 

Aunque su ritmo de juego ha bajado, pues luego de disputar un promedio de cuatro encuentros semanales tanto en Venezuela como en Ligas Menores, ser receptor suplente amerita el sacrificio de ver menos acción; quizás una vez cada siete días, Giménez se alista para la situación que lo necesiten.

 

“Me mantengo trabajando en el gimnasio, preparándome físicamente para el momento que me toque jugar. A pesar que no juegue todos los días, cada vez que me pongan a ver acción debo hacer las cosas que me pidan al cien por ciento y poco más”.

 

Los consejos del coach de pitcheo patiblanco, Don Cooper, han sido una gran ayuda este año. Ante las molestias en la espalda que presentó Tyler Flores, el criollo jugó tres encuentros de manera corrida la semana pasada, donde Chicago ganó los tres permitiéndole solamente 7 carreras a Marlins de Miami.

 

“Tengo mucha ayuda del coach de pitcheo. Él (Don Cooper) me da la información acerca de los lanzadores, como tengo que trabajar con cada uno de ellos”, explicó.

 

Antes de la serie contra Miami, tuvo la mejor actuación ofensiva en su carrera, al irse de 5-4, con jonrón y trío de remolques.

 

La historia no fue la misma ante Marlins, pues se fue de 8-1 con anotada, sin embargo se sentía satisfecho porque su equipo barrió la serie.

 

“Todo ha marchado bastante bien. El manager y coaches me han dicho que están a gusto con mi trabajo. Sólo debo seguir haciendo las cosas que sé hacer, aprender cada día y así mejorar lo más que pueda”, apuntó Giménez, quien exhibe .216 de promedio en 13 juegos esta campaña, con par de cuadrangulares y 8 remolques.